No lo volveré a hacer

Otra vez, otra vez lo he hecho, no puedo seguir así, no lo volveré a hacer.

Pasan los minutos, que digo, los segundos, y vuelvo a mirar nuestras fotografías guardadas en lo más profundo de mi ordenador, que casualidad que todavía me acuerdo de donde las dejé, porqué será.

Abro la carpeta, reviso un par de fotos y noto que algo va mal, algo no está bien, no debería seguir mirando esos recuerdos, así que arrastro el cursor hasta la x para cerrar la carpeta y me juro que no volveré a abrirla, pero lo vuelvo a hacer.

Perdona, siento molestarte una vez más, pero se te ha caído por aquí un poco de nuestra felicidad, no pasa nada, hago como si no la he visto. Cuidado, yo de ti no abriría ese cajón, contiene demasiadas emociones para intentar contenerlas sin poder sonreír. Por lo demás puedes continuar con tu vida tranquilamente, que yo me encargo de ordenar este desastre que tengo aquí montado.

No puede ser, otra vez, otra vez lo he hecho. Borré tu número de teléfono de todos sitios, pero mi cabeza me ha jugado una mala pasada y se acuerda de cada digito, que mala suerte. Sin querer te guardo en mis contactos, y continuo abriendo mi whatsapp para ver tu foto de perfil, maldita sea. Todavía no te la has cambiado, calculo que tardarás 2 semanas en actualizarla, con el correspondiente estado que le toca, claro está, que ya nada tiene que ver con los que nos dedicábamos indirectamente.

Bloqueo el móvil y sigo haciendo mis cosas, lo aparto para no tentarme a cotillear un poco sobre tu nueva vida, pero tardo segundos en volverlo a hacer, otra vez.

Unos regalos por aquí, otras cartas de amor por allá, estos te quieros los guardaré en la caja de “objetos frágiles” para que ni se me ocurra volverla a abrir… creo que ya está todo bien ordenado y clasificado, es hora de comenzar de 0.

Me tumbo en la cama a esperar que pasen los minutos, todavía no tengo sueño, me pondré a escuchar mi lista de reproducción hasta que pueda dormir. Otra vez no, ahora que todo tenia puesto su sello y estaba bien empaquetado al lugar de nunca jamás, vuelvo a escuchar nuestra canción, esa que tantas noches escuchaba antes de irme a dormir, esa que me recordaba tanto a ti.

Ahora ya si, intento olvidarlo y apago la luz, mañana será un nuevo día, y me prometo que nada de esto se volverá a repetir.

No lo volveré a hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s