Soñar despierto

¿Que qué significa estar enamorado? Pues no busques una respuesta clara y concisa… y mucho menos que lo entiendas. Dudo mucho que te pueda llegar a satisfacer con mi respuesta, pero como lo que cuenta es la intención, ahí va.

Hay personas que le llaman mariposas en el estómago, otras que prefieren llamarlo cosquilleo, algunas lo llaman nervios… en fin, cada cual lo llama como quiere, pero yo prefiero llamarlo “estar enamorado”.

Cuando la tienes entre tus brazos, cuando la besas, cuando le susurras al oído que te encanta y que conocerla es lo mejor que te ha podido pasar, cuando a cada te quiero le sigue una sonrisa que termina por dejarte la cara de tontito que solo ella puede conseguir sacarte, cuando acaricias su pelo suavemente con delicadeza, cuando el “te quiero” se convierte en un sentimiento tan fuerte que parece que te vaya a estallar el corazón, cuando sientes que un para siempre se queda corto, eso, eso es estar enamorado.

Comenzarás a preguntarte porque, porque la echas de menos a cada instante, porque necesitas sus besos, porque cuando no la tienes entre tus brazos sientes que te falta algo, como si parte de ti se desvaneciera, pero es normal, estás enamorado, hazme caso, que de esto algo sé, o creo saber.

¿Y qué me dices de esas noches en las que desearías tenerla al otro lado de la cama? Noches en las que sientes que te falta algo, en las que te das cuenta de que por más que abraces fuerte a la almohada no vas a conseguir que dejes de pensar en ella ni un solo segundo.

Despertarte y que lo primero que hagas sea coger el móvil para ver sus buenos días, esos que te dan fuerza para vivir, con los que consigue hacerte el hombre más feliz del mundo, esos buenos días que desearías escucharlos cada mañana al despertar.

Corrígeme si me equivoco, ¿pero no te ocurre que si piensas por un momento que no tienes a esa persona en tu vida, sientes un vacío incalculable? Intenta pensar en ello, no creo que dures más de 23 segundos sin volver a la realidad, esa en la que la felicidad tiene nombre y apellido, en la que la alegría se mide en estatura, y en la que la locura te acaba llevando a la misma persona.

Te quiero.

Anuncios

Una vez más

Intenta olvidar nuestro futuro, solo inténtalo, haz el esfuerzo. Ese que buscamos desde la primera vez que nuestras miradas se cruzaron en aquel lugar donde ya nunca volveremos a ver con los mismos ojos. Inténtalo. Olvídate de todo lo que pudimos haber sido, del futuro que creamos tu y yo, nosotros, juntos, el cual se alojaba en nuestro interior, ese que poco a poco fue desvaneciéndose al verse falto de razones para seguir creyendo.

No digas nada, solo intenta olvidar los seremos, los te quieros que se quedaron buscando refugio para tanto amor, y las razones por las cuales volvimos a ser dos. Fuimos capaces de todo, pudimos con la mayor de las adversidades, vivimos una historia breve pero intensa, la cual se quedó deambulando en busca de cualquier recuerdo que pudiese volver a hacerte sonreír, a volver a hacerte sentir.

Intenta olvidar que alguna vez fuimos felices, si, porque lo fuimos. No te extrañes si en tu rostro se dibuja una pequeña mueca en forma de sonrisa cuando a tus oídos llegue cualquier recuerdo relacionado con nosotros, es normal, el corazón no sabe de olvidos.

Vuelve a intentarlo, una y otra vez, lo conseguirás, o al menos creerás haberlo conseguido.

No podría decirte el tiempo que tardaremos en reemplazarlo, no será fácil, eso te lo aseguro; creeremos ser fuertes y haberlo superado, pero poco a poco llegarán pedazos de trozos rotos de nuestra vida, aquella que un día imaginamos y pusimos todo nuestro empeño y ganas por hacer realidad, aquella en la cual depositamos hasta el último pedazo de esperanza.

Hablarán de nosotros, nadie podrá contenerse a rumorear sobre nuestra relación, que irá vagando de boca en boca haciéndose cada vez mas recuerdo que realidad. Pero todo eso vendrá a destiempo, demasiado tarde para volver a cerrar nuestro vació, aquel que dejamos al dejar de ser uno.

Hazme caso, intenta olvidarnos, por favor, por nuestro bien, por el bien de aquel futuro que levantamos, en el que las ganas pudieron con todo, aquel en el que depositamos demasiada ilusión para hacerlo realidad, aquel que nunca fue por culpa de los dos.

Podremos olvidarlo.

Te lo prometo.

Y nos enamoramos…

Y nos enamoramos, y nos dejamos llevar. Pasan los días, ves como tu amor crece y crece, nunca imaginaste que sentirías algo así por alguien, es más, nunca imaginaste poder sentir ese sentimiento tan grande dentro de ti.

Pasan los días, y con ellos las experiencias a su lado, los buenos días y los te quiero. Pero nadie elige su destino.

Aquella persona con la que soñaste más allá de tus propios límites, ya no está. Puedes intentar buscarle una razón, pero nunca encontraras la adecuada para buscarle el verdadero porque.

La vida, con el tiempo, nos enseña que todo puede cambiar en cuestión de segundos; una sonrisa, un simple mensaje, un buenos días… nada es para siempre si no lo cuidas. Nos vamos haciendo más fuertes, o eso pensamos; caemos una vez detrás de otra, y seguimos buscando el camino para volvernos a levantar con los menos rasguños posibles, para intentarlo de nuevo, para volvernos a caer.

Que lo que hoy es blanco, mañana puede ser negro, que lo que hoy te alegra, mañana te mata, que la sonrisa que te enamora, mañana te destroza, que la boca que te besa… desearías volverla a besar.

Déjame invitarnos

Hay cosas en esta vida que no se pueden comprar, que no se pueden pagar con dinero, o simplemente, no se pueden describir.

Es imposible describir esos momentos en los que las palabras bastan, en los que una sola mirada puede decir más que mil palabras, donde una sonrisa puede enamorarte para toda una vida, donde se forma un sexto sentido, el cual solo puedes apreciarlo cuando estas a su lado.

Y no sabría… no sabría decirte con palabras lo que siento cuando la tengo entre mis brazos, cuando sientes su respiración, cuando podrías pasarte toda una noche mirándola fijamente a esos ojos que tanto quieres, que tanto deseas y que tanto añoras cada mañana al despertar.

Sería incapaz de describir con palabras lo que se siente besarla mientras acaricio suavemente su cuello, sería incapaz de decirte con exactitud que se siente cuando la miro a los ojos, cara a cara, diciéndonos que nos queremos y que siempre lo haremos, sería incapaz de describirte todos esos momentos únicos que no se buscan, que no se pagan con dinero, que solo puedes sentir a su lado y que sabes que con nadie más podrás volver a sentir ese cosquilleo en el estómago, esas mariposas que te asaltan cuando la tienes a tu lado.

Porque lo mejor de esta vida no se explica, lo mejor de esta vida no se ve ni se toca… lo mejor de esta vida se siente, lo mejor de esta vida son esos momentos a su lado que nunca, nunca, podrás describir, porque las palabras sobran cuando el corazón habla…